No es tiempo para desperdiciar

No es tiempo para desperdiciar

Estamos pasando por una difícil cuesta de enero, en donde el ahorro es esencial y cada peso cuenta, por ello es importante hablar del desperdicio de alimentos en los hogares. Según las estadísticas, sólo en México se desecha el 37% de los alimentos que se compran, sin embargo, si seguimos una serie de fáciles medidas es posible aprovechar el 100% de nuestros recursos, de manera que hasta el último céntimo invertido en alimentos sea aprovechado.

 

Todo está en nuestras manos, basta con realizar lo siguiente:

 

1. Planifica tus menús

Antes de lanzarte al supermercado y llenar tu carrito de todo lo que creas hace falta en tu casa, o todo lo que se te antoje al recorrer los pasillos, revisa tus alacenas y refrigerador para comprobar qué alimentos tienes disponibles, así como el estado de los mismos. Con esto en mente saca lápiz y papel y planea desayunos, comidas y cenas de manera semanal o quincenal, realiza una lista de los ingredientes que necesitarás comprar para preparar los platillos.

 

2. Calcula las cantidades

Calcular correctamente las cantidades de comida que vamos a consumir puede resultar complicado, pero es importante aprender a hacerlo para evitar las sobras.

De llegar a suceder recuerda que siempre puedes dividirlas en raciones y congelar para consumir más adelante o reutilizarlas para otros platos dándoles una nueva vida.

 

3. La lista y sólo la lista

En el autoservicio no olvides llevar esa lista que escribiste, ya que esta es la clave del ahorro. Procura comprar de manera responsable y ajústate a ella.

 

4. Almacenaje correcto

Evita que tus alimentos caduquen antes de la fecha de expiración, pero ¿cómo evitarlo Huevo San Juan? Todo está en el correcto almacenaje y la perfecta organización de refrigeradores y despensas.

Aquí algunos consejos para realizarlo con éxito:

·       Limpia y mantén seca todas las áreas de almacenamiento.

·       Siempre ten a la mano los alimentos con fecha de caducidad o de consumo preferente más cercana. Acomoda delante los que ya tienes y atrás los recién comprados.

·       En caso de traspasar un alimento a otro contenedor, indica el contenido y las fechas de trasvase y de caducidad.

·       Procura que la temperatura de tu refrigerador se mantenga entre 0 ºC y 5 ºC.

 

5. Leer y comprender las etiquetas

Las etiquetas de los alimentos nos indican todo, por eso leerlas, conocerlas y entenderlas bien es un factor importante a la hora de evitar el desperdicio de alimentos. Lo primero que hay que buscar en ellas es la fecha de consumo preferente, la cual indica que puede haber cambios de sabor y textura en los alimentos, pero que no son perjudiciales para nuestra salud y la fecha de caducidad, que nos muestra cuando un alimento es peligroso para el organismo. Es importante también darle un vistazo a la cantidad presentada, así como a los componentes para conocer si algo puede causar alergias o desagrado a nuestra familia.

 

6. Respeta la cadena de frío y congelado

Al comprar productos congelados, asegúrate de mantenerlos en ese estado en el traslado de la tienda a tu congelador y no olvides guardarlos inmediatamente.

Para un descongelado correcto pasa el alimento, en su propio envase, a la nevera y consúmelo en menos de 24 horas, pues son más susceptibles a alteraciones y no se pueden volver a congelar (excepto si se trata de alimentos crudos que, una vez descongelados, hemos cocinado).

 

Congelar alarga el periodo de conservación de los alimentos, manteniendo sus propiedades nutritivas, permitiendo el ahorro.

 

Y por último no dudes en compartir, la cultura colaborativa está en auge y si en tu casa hay abundancia de comida, beneficiar a otros es una buena manera de convivir y evitar el desperdicio. 

¡Huevo San Juan, calidad que cuida de ti!